La invención del cristianismo por el emperador Constantino está más que documentada. Hasta el siglo IV, los cristianos no eran aún sino una secta más o menos considerada tanto por los judíos como por la Roma invasora en aquellas tierras. Estudiemos paso a paso cómo se fue desarrollando el inicio de esta religión.

Desde la propia fecha del nacimiento de Jesús, ya existe la controversia. Según los textos bíblicos, nació en tiempos de Herodes el Grande y coincidiendo con el gobierno del emperador romano Augusto.

Emperador Augusto

Emperador Augusto

Ciñéndonos a estos datos, Cristo debió nacer en fechas durante las cuales Augusto dictó un censo para todos los habitantes del imperio, y eso sería hacia el año 7 antes de nuestra era actual.
Incluso la estrella que supuestamente guió a los reyes magos a la adoración del niño es un enigma, puesto que cualquier cuerpo celeste no tiene una duración tan extensa para señalar el camino de los magos, salvo una conjunción planetaria, y ésta se produjo en las fechas antes anunciadas.

Asimismo, la fecha que celebra su nacimiento el 25 de diciembre también es una traslación para hacerse coincidir con la fiesta romana que celebraba sus llamadas fiestas saturnales. La supuesta matanza de los niños ordenada por Herodes sería alrededor del año 6 anterior a nuestra era.

Matanza de Herodes

Matanza de Herodes

Tras la nombrada huida a Egipto, la niñez de Jesús es una incógnita; hasta su aparición en el templo, una laguna temporal se crea en los Evangelios. Éstos además, evitan nombrar que Jesús tenía varios hermanos y hermanas, probablemente porque era más beneficioso para la imagen de María ser considerada virgen. Tampoco se hace mención al posible matrimonio o relación sentimental con María Magdalena, quizás también para fortalecer su imagen de hombre santo y por encima de su condición humana.

El enigma de su enterramiento y su resurrección, el proceso que en la época se seguía para la preparación del cadáver según la tradición, no se establece en los textos eclesiásticos. Jesús murió un viernes, y en el Sabbat, no se habría efectuado ninguna ceremonia, manipulación o enterramiento, sino que se habría mantenido hasta el día posterior al menos.

Tumba de Jesús

Tumba de Jesús

Constantino, primer emperador romano en convertirse al cristianismo en el siglo IV, hizo de éste un vehículo de manipulación política. Los dioses y costumbres religiosas romanas fueron borradas de la vida de los habitantes del imperio. Según los Evangelios, el apóstol Pedro sería quien fundara la iglesia pero, no podemos dejar de señalar que los evangelistas representados son muy posteriores y no contemporáneos a Cristo. Fueron los primeros papas nacidos de la incipiente iglesia creada en Constantinopla, capital del Imperio Romano del Este quienes establecieron qué contenido tendría cada Evangelio.

La madre de Constantino, la citada más tarde como Santa Elena, fue quien, junto con los clérigos y gobernantes dictó cómo se establecerían los lugares de culto sin ningún rigor histórico.

Santa Elena

Santa Elena

La iglesia nacida en Constantinopla fue el vehículo perfecto para la gobernación; El Estado y la Religión unidos en un mismo brazo. Ningún texto que no fuera conveniente al estado podría aparecer, por eso, desde tiempos pretéritos, unos 50 evangelios fueron apartados del oído y de la vista popular.

close
Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 6 suscriptores.