Uno de los objetivos de los guerreros que participaban en las Cruzadas era la búsqueda de reliquias sagradas; desde osamentas de personajes del Antiguo Testamento o relacionados con Jesucristo. Asimismo los objetos más considerados eran, desde el Arca de la Alianza, la Santa Cruz, la lanza de Longinos, la corona de espinas o el cáliz en el que bebió Jesús en la última cena.; el de éste último es el que en la Historia y la literatura se conoce como el misterio del Santo Grial.

Muchas hipótesis y conjeturas se han escrito sobre la naturaleza de este objeto y entre ellas, la de que fue José de Arimatea quien había utilizado el mismo cáliz para recoger la sangre de Cristo vertida en la Cruz.

María Magdalena

María Magdalena

José, que había sido el encargado de la sepultura del cadáver de Jesús habría custodiado la reliquia con la cual habría viajado junto con María Magdalena, Lázaro y algunas personas más hasta las costas de Francia cercanas a los Pirineos. Según estas crónicas, José se habría convertido en el obispo de Glastonbury tras trasladarse a las islas británicas. Podría considerarse esta historia mitológica dentro del folclore de quienes siguen las leyendas sobre la Mesa Redonda del rey Arturo.

Otras teorías sobre el Grial hablan de la posibilidad de que en realidad no fuera un objeto, sino la propia sangre de María Magdalena, portadora de la descendencia del propio Jesús; de hecho, en la etimología merovingia, la palabra Grial derivaría del término “sang real” (“sangre real”).

Evangelios Apócrifos

Evangelios Apócrifos

Documentos encontrados por el párroco Bérenger Saunière de Rennes-le-Château en Francia, pudieran haber sido causa de su repentino enriquecimiento gracias a un chantaje al que sometería a la Iglesia para no revelar su naturaleza. Muy probablemente los documentos revelarían el matrimonio de Jesús y María Magdalena, tal y como apuntan alguno de los evangelios apócrifos encontrados en el mar Muerto.

Una de las hipótesis más conocidas es que fueron los templarios quienes encontraron y protegieron el Grial. Aquellos monjes guerreros que habían servido en las Cruzadas habrían conservado la reliquia al menos durante el medievo. Fue durante esta época cuando el Santo Grial formó parte de las canciones populares; los templarios desaparecieron repentinamente de las crónicas mientras fueron perseguidos y la reliquia del Grial se decía en propiedad de diferentes iglesias de diferentes países. ¿Es en realidad un mito su existencia?


 

El Misterio del Santo Grial

 

 

 

 

 

Enlaces relacionados

Religión