Viajeros del Espacio

 

Imaginemos la posibilidad de una catástrofe terrestre, un motivo que nos obligase a buscar un refugio fuera de nuestro planeta y así preservar la supervivencia de nuestra especie pero deberemos considerar los peligros para los viajeros del espacio.

Está demostrado que una estancia prolongada en el espacio debilita la salud del astronauta; los músculos y los huesos se debilitan, así como el cerebro puede llegar a sufrir daños irreversibles. ¿Cómo entonces podríamos conseguir explorar el espacio para encontrar un destino en el cual sobrevivir? A día de hoy, sólo los potentes telescopios instalados en el espacio pueden darnos vagas pistas de dónde dirigir una hipotética nave cuya velocidad fuese capaz de trasladar a un grupo de humanos a través del cosmos.

Sonda Voyager

Sonda Voyager

A 62.700 km/h, la sonda Voyayer es el vehículo más rápido que la ciencia ha podido construir y, aún así, otro problema añadido sería qué combustible conocido sería capaz de hacernos viajar velozmente además de poseer durabilidad y un seguro repostaje a lo largo de nuestro viaje. Hasta la fecha, ninguno.

Sólo la imaginación desarrollada en la ciencia ficción nos ha dado posibles respuestas a esta cuestión porque, la energía más potente como es la nuclear, además de ser escasa para nuestro proyecto, sería peligrosa; no sólo por su inestabilidad, sino por la exposición a la radiación de los viajeros. Una nave para salir de la atmósfera terrestre necesita una velocidad de 40.000 km/h, pero ése sólo sería el proceso de arranque; una solución en fase de estudio son la denominadas “velas solares” para trasladarnos a través del espacio, cuya velocidad pudiera llegar a los 160.000 km/h, y que aún sería muy pobre para realizar tan largo viaje.

materia - antimateria

materia – antimateria

 

Otra posibilidad que se barajaría sería conseguir energía a través de la utilización de antimateria  , un material que, mezclado con la materia produciría una cantidad de energía gigantesca, pero por ahora incontrolable además de desmesuradamente costosa. La antimateria sólo la conocemos como tal dentro de la hipótesis de que el origen del Universo se produjo por un choque de materia y antimateria a partes iguales, pero que no se ha podido demostrar.

El problema más elemental dentro de todos aquellos que conlleva nuestro viaje es el mantenimiento de la gravedad dentro del vehículo espacial puesto que la falta de ésta es la causa por la cual el cuerpo humano se contrae hasta perder masa debilitándose a gran velocidad. Además, los propios sentidos que poseemos se basan en la percepción de la gravedad. El funcionamiento de nuestro oído, por ejemplo, nos deja diferenciar también la posición arriba/abajo.

Otro gran problema lo tenemos en el vacío del espacio, el cual no posee una atmósfera y una calidez que hiciera un viaje cómodo. Contrariamente a como ocurre en la Tierra, el frío espacial es extremo; eso obligaría a los viajeros a utilizar trajes adaptados, tanto para poseer movilidad como para mantener el calor.

Después de todas estas dificultades, otro enemigo nos acompañaría durante nuestro viaje: la radiación cósmica. A más de 200.00 km/h, al ojo humano se percibe como flashes de luz, que dañan en primer lugar a los ojos además de a las células cerebrales, puede provocar cánceres difíciles de prevenir. Hasta ahora, las estancias a través del espacio en las estaciones internacionales que han sido realizados por astronautas han tenido una durabilidad de meses, pero nuestro hipotético viaje duraría muchísimos años. ¿Seríamos capaces de sobrevivir mucho tiempo sin más compañía que nuestros compañeros en aislamiento?

Estación interplanetaria

Estación interplanetaria

 

Quizás la manera más lógica de ir conociendo el espacio sea la de enviar sustitutos; los robots. Consumidores de energía, no necesitan sino ser programados para cumplir la misión que sólo podríamos realizar hibernados, además de no saber si, de una manera tan errática podremos encontrar un lugar similar a nuestra Tierra o, quizás incluso debamos cambiar nuestra genética para adaptarnos a nuestro nuevo hogar.

Enlaces relacionados

El Universo