La Pirámide perdida de Dyedefra es una de las construcciones más desconocidas de las encontradas en el desierto egipcio, posiblemente eclipsada por la escasa información recibida hasta ahora y las trabas que la zona militarizada donde está ubicada suponen para su investigación.
Las pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos son los vestigios que han sobrevivido a través de los milenios sobre el desierto egipcio, pero se cree que existió una cuarta pirámide perdida.

Busto de Dyedefra

Busto de Dyedefra

Supuestamente construida por el faraón Dyedefra, hijo de Keops hacia el 2556 antes de Cristo, se cree por los hallazgos encontrados, que pudo ser unos 7,60 metros más alta que la gran pirámide de su padre, la cual mide 146 metros de altura. Bien es cierto que la pirámide estaba ubicada sobre una elevación y la altura real de la edificación, no sobrepasaba los 68 metros.

Según el arqueólogo y secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades egipcio Zahi Hawas, «Esta pirámide fue la más alta de todas las del complejo de Giza [Keops, Kefrén y Micerinos] y su piedra era de mejor calidad. Durante años se pensó que no había sido terminada de construir, pero hemos comprobado que no fue así. Sus piedras fueron utilizadas durante siglos para construir en El Cairo».

Levantada en la colina de Abu Rawash, de la pirámide apenas quedan restos de 10 metros de altura, pero éstos delatan que la base de la pirámide desaparecida tenía 122 metros de largo en cada una de sus caras.

Restos de la pirámide

Restos de la pirámide


Al igual que la de Keops, la pirámide de Dyedefra fue construida con piedra caliza y granito rojo de Asuán, material que tuvo que ser trasladado 800 kilómetros a través del Nilo; algunas de las piezas transportadas pudieron pesar hasta 25 toneladas. Aunque en un principio se creyó que la pirámide no había sido terminada, pero arqueólogos actuales aseguran que ésta había sido utilizada como cantera para otras construcciones durante la época romana.

Dyedefra había sucedido a su padre tras contraer matrimonio con su hermanastra Hetepheres II, legitimando su condición para acceder al trono puesto que era hijo de una esposa secundaria de Jufu o Keops; su nombre fue adornado añadiendo el nombre del dios Ra, al cual guardaba culto y la duración de su reinado es un enigma, estimándose entre los 8 y 22 años. Se sabe también que el monarca tuvo otra esposa, Jentetenka, con la que tuvo 4 hijos: Setka, Baka, Hernet y Neferhetepes. Según algunas hipótesis, Dyedefra habría accedido al trono tras asesinar a un antiguo heredero directo, pero éstas han sido rechazadas, aunque bien es cierto que cabe la sospecha de que mucha de la información sobre el monarca hubiera sido borrada por faraones posteriores como represalia, como también ocurriera con Amenofis IV.

 

 

 

Enlaces relacionados

Misterios de la Antigüedad