Las Catacumbas de Roma

El subsuelo de la ciudad de Roma contiene más de 60 galerías laberínticas de aproximadamente 170 kilómetros de longitud donde se alojan más de 750.000 nichos rectangulares a lo largo de sus paredes; estos nichos (conocidos como (“lóculos”), están habitados por tumbas –en la mayoría de los casos individuales -, pero que pueden albergar también dos o incluso más cadáveres. Estas galerías reciben el nombre de “catacumbas”.

Catacumba

El nombre “catacumba”, que proviene del griego, significa “cavidad”; en la antigua Roma, sus habitantes tenían por costumbre cremar a sus muertos pero en los inicios de la cristiandad, el uso de las catacumbas como forma de enterramiento fue haciéndose habitual, quizás por la costumbre más arraigada de otros pobladores de las provincias romanas de enterrar a sus muertos, en la mayoría de los casos en necrópolis situadas fuera de las ciudades.

Loculi

La ley romana de principios de nuestra era prohibía el enterramiento de cadáveres dentro de la entonces ciudad amurallada por motivos sanitarios. La costumbre para el ciudadano romano era la de ser cremado su cuerpo para luego ser conservadas sus cenizas dentro de urnas que después eran llevadas a tumbas que discurrían a través de los caminos. La religión cristiana sin embargo, contemplaba la creencia en la resurrección y por ello la necesidad de conservación del cuerpo.
Envueltos en capas de tela que previamente habían sido empapadas en lejía para evitar una posible contaminación, los cadáveres de los cristianos eran alojados en los nichos.

Cripta

Lugares de refugio y oración

La persecución a la que fueron sometidos los primeros cristianos conllevó que en múltiples ocasiones éstos utilizaran las catacumbas como un medio de ocultación, así como una manera de honrar a sus difuntos, en muchos casos mártires de la persecución con oraciones y banquetes dentro de los pasillos; estos pasajes eran conocidos como “ambulacras”.
Las “ambulacras” estaban plagadas de tumbas excavadas de manera vertical (pilae), de forma que pudieran albergar varios cuerpos individualmente, los ya nombrados lóculos o “loculi”.
Otra manera de enterramiento dentro de las catacumbas era el denominado “arcosolio”; consistía en un nicho curvo, el cual contenía una losa de mármol con inscripciones. También existía la llamada “cubícula”, la cual contenía un espacio para alojar a toda una familia e incluso las denominadas “criptas” que eran capillas decoradas con frescos en sus paredes.

Catacumba romana

Tras los años, las catacumbas fueron agotando su espacio, con lo cual hubo de tomarse otras medidas, una de las cuales fue la de utilizar las denominadas “formae”; éstas eran fosas excavadas en los suelos de los propios pasillos. En Roma incluso hubo hasta seis catacumbas judías, de las cuales sólo se conservan dos.
En la antigua ciudad de Roma, las catacumbas fueron construidas a lo largo de las conocidas como “viae consulares”; éstas eran Via Appia, Ostiense, Labicana, Tiburtina y Nomentana.

De las más de sesenta catacumbas existentes en Roma, sólo existen cinco abiertas al público y que aquí presentamos:

Las Catacumbas de San Sebastián

 

Denominada en su origen “Ad Catatumbas” por haber sido la hondonada producida por las antiguas canteras de toba volcánica, esta catatumba pasado el tiempo adoptó el nombre de un mártir enterrado en ella y se cree posible que en sus orígenes, los apóstoles Pedro y Pablo ocuparan el lugar durante un tiempo indeterminado. Está situada bajo la Vía Apia en el Barrio Ardeantino.

Wilkipedia

Catacumba de San Sebastián

Las Catacumbas de Domitila

La más antigua de las catacumbas de la ciudad de Roma, consta de 15 kilómetros de galería subterránea; aproximadamente 150.000 cadáveres se alojan aquí, además de poseer la única basílica subterránea. Sus paredes están ornadas con frescos y en uno de los cuales puede verse una representación del siglo II sobre la Última Cena.

Primeros Cristianos

 Las Catacumbas de Santa Domitila

Las Catacumbas de San Calixto

Construida por el entonces futuro Papa Calixto I, consta de 8 regiones a lo largo de 20 kilómetros de galerías. En las regiones más antiguas son donde se encuentran la cripta de Lucina, la región de los Papas y la región de Santa Cecilia. Las regiones posteriores como la región de San Eusebio, San Militiades, San Gayo, región del Oeste y la región de Liberia.

Wilkipedia

Catatumbas de San Calixto

Las Catacumbas de Priscilla

Siendo una de las más antiguas construidas, en estas catatumbas existen enterramientos de muchos mártires; son de destacar las pinturas dedicadas a la Virgen María datadas en el siglo III, así como referencias al Antiguo y Nuevo Testamento. Existen varios emplazamientos que llevan a pensar en la existencia de un lugar para la familia de Acilius Glabrio, cónsul y senador romano que fue asesinado al convertirse al cristianismo y es por eso que una de las denominaciones por la que se le conoce es la de “Depositio Martyrum”, dada su gran cantidad de mártires enterrados.

Wilkipedia

Catacumbas de Priscilla

Las Catacumbas de Santa Agnes

 

Situadas en la Quartiere Trieste dentro del complejo monumental de Sant’Agnese fuori le mura, estas catacumbas contienen a un único mártir que es quien les da su nombre. Santa Inés o Agnes, fue martirizada tras rechazar, a sus 12 años, al hijo del prefecto de Roma para salvar su virginidad. La catacumba presenta cuatro regiones distintas de las que sólo la primera puede considerarse pre-constantina; de hecho la Regio I presenta todos los caracteres arcaicos como tumbas banquete o bien los muros divisorios entre los nichos que se muestran anchos, de tal forma que dan a entender un uso no intensivo de la catacumba.
Las otras regiones (regio) son seguramente más tardías; la Regio II permaneció siempre accesible y sufrió la expoliación de las decoraciones a causa de la despiadada caza de las reliquias que durante siglos fueron también caldeadas por la misma Iglesia.

Catacumba de Santa Agnes
Enlaces relacionados

Misterios de la Antigüedad