Adolf Eichmann

 

 

Nacido el 19 de marzo de 1906 en la ciudad alemana de Solingen, en el estado de Renania, Otto Adolf Eichmann era hijo de un contable de una empresa de tranvías local llamado Karl Eichmann y de María Schefferling, ama de casa. Durante la II Guerra Mundial, sería uno de los máximos responsables de la deportación y el exterminio de los judíos que habitaban desde Polonia a la frontera española, así como uno de los firmantes del documento que abría el paso hacia “La Solución Final”, provocando la muerte de seis millones de judíos europeos.

Tras la muerte de su madre, (cuando Adolf contaba 10 años), su padre se trasladó a la ciudad austriaca de Linz, donde trabajó en la industria minera. El joven Adolf dejaría los estudios para trabajar años más tarde en la misma empresa, hasta terminar con 21 años trabajando en una compañía petrolífera. Llegó a casarse con una joven llamada Veronika Leibl, con la que tuvo cuatro hijos asentado el matrimonio en la propia ciudad de Linz.
Sus inquietudes políticas que siempre habían mostrado una tendencia a la derecha más rancia der la época se vieron influenciadas tras conocer a un abogado perteneciente al Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (NSDAP), que lo afilió al partido en abril de 1932 con el nº 889.895. Afiliado también a las SS, Eichmann llevaría, tatuado bajo su axila de manera obligatoria el número de 45.326.

Adolf Eichmann

Adolf Eichmann – Documental en Español

El Ascenso

 

 

Adiestrado en Lechfeld, se unió a la Legión Austríaca de las SS en 1934. Un año más tarde sería trasladado a Berlín, donde trabajaría en el Servicio de Policía Interior de las SS o “Sicherheitsdients”. Su labor fundamental se centró en la Sección de Judíos II 112, dedicada a la investigación del “problema” hebreo. Al frente de la sección, Eichmann estudió la cultura hebrea, aprendiendo a hablar yiddish. El propósito de dicha sección logró rápidos resultados; tras la anexión de Austria en 1938, las políticas abusivas del III Reich, un 60% de la población judía abandonaría el país tras las expropiaciones practicadas. Más de 150.000 judíos entregaron sus propiedades al gobierno alemán. La gestión en esta empresa se premió con un ascenso a teniente coronel, codeándose con la jerarquía del partido, hombres como Heinrich Himmler y Reinhard Heydrich.

Éxodo judío

La Solución Final

 

Involucrado en el “Plan Madagascar”, cuyo objetivo consistía en el traslado masivo de judíos a la isla africana para así crear un estado hebreo lejos de Europa, lo cual imposibilitó la armada británica que controlaba aquellas aguas. Pero algo mucho más tenebroso caería en manos del oficial Eichmann; en enero de 1942, y de manera secreta se aprobó lo que los nazis denominarían “La Solución Final”.La Solución Final

El 20 de enero de 1942, una reunión celebrada en Wannusee, suburbio berlinés, contó con la participación de dieciséis altos cargos de la jerarquía nazi presidida por Reinchard Heydrich más representantes de otros organismos del III Reich alemán. El objetivo principal de aquella reunión fue la de decidir la suerte de 11 millones de judíos europeos a quienes se debía aniquilar si no era factible su emigración. Entre 1942 y 1943, 1.700.000 judíos fueron asesinados en los campos de exterminio nazi.

 

La contribución de Adolf Eichmann en “La Solución Final” se caracterizó en la gestión del traslado de prisioneros judíos a los campos de exterminio. A través de su firma, 2 millones de judíos polacos , 100.000 holandeses, 90.000 franceses, 50.000 griegos, 30.000 belgas, otros tantos croatas, 11.000 búlgaros, 7.000 italianos, 800 noruegos, 600 luxemburgueses, 485 daneses, además de algunas decenas de países como Finlandia y Reino Unido.
En 1944 ejecutaría a 400.000 milicianos húngaros y ya, terminando la guerra a principios de 1945, organizó la denominada “Marcha de la Muerte”, una evacuación masiva de 60.000 judíos originarios de las zonas ocupadas hasta la propia Alemania. Semanas antes de la rendición alemana, se pensó en la posibilidad de utilizar prisioneros como rehenes cara a una negociación con los aliados, pero fue impracticable, pero Eichmann la rechazó.

 

Captura y Huida

 

 

Tras la rendición alemana, Eichman había cambiado su identidad, haciéndose pasar por un cabo de la Fuerza Aérea o Lufwaffe alemana con el nombre de Adolf Barth. El secretismo con el que había llevado su labor con las SS alemanas le valió para no ser reconocido por el ejército norteamericano cuando fue detenido a principios de 1945 cerca de Ulm, de hecho, ni siquiera repararon en comprobar el tatuaje que delataba bajo su axila su pertenencia a dicho cuerpo.Adolf Eichmann La solución Final
No fue hasta los Juicios de Nüremberg cuando su nombre saldría a relucir; sería Ernst Kaltenbrunner, como principal responsable de las SS quien se sentara en el banquillo además del comandante de las SS Dieter Wisliceny quien, posiblemente intentando salvar su vida o reducir su pena, nombró a Eichmann como máximo responsable de la organización del exterminio judío.

Dio al tribunal una descripción física del oficial, además de detalles sobre el número del tatuaje de su axila, aunque no se aportaron fotos ni documentos y, aunque otros acusados confirmaron su alegación, se pensó en la posibilidad de que Eichmann fuese una estratagema para señalar a alguien inexistente. Eichmann, , que había escapado del campo de prisioneros de Bemdorf y tras deambular por varias localidades había ido a parar como Otto Henninger, su nueva identidad, a la ciudad Lüneburger a 80 kilómetros de Hamburgo, donde trabajaría como leñador.  

 

Cazadores y presa

 

 

Durante los años que Adolf Eichmann permaneció oculto en su residencia de de Lüneburger, un famoso cazador de nazis llamado Simón Wiesenthal seguía su rastro a través de la familia de éste. En primer lugar se entrevistó con su padre Karl en Linz, de quien no pudo sacar más información que una dirección Fischendorf, Alt Aussee. Siguiendo esta pista encontraron a la mujer de Eichmann, -Veronika Leibl, – quien dijo haber pedido el divorcio ante la información no contrastada de que su marido había sido fusilado en Praga por el ejército soviético. Lejos de creerla, Wiesenthal aceptó un certificado fechado el 30 de abril de 1945 donde rezaba, con el nombre de Karl Lucas (en realidad su cuñado, esposo de su hermana María que acreditaba su muerte.

Simón Wiesenthal

Sin embargo, la visita no fue en vano porque el puñado de fotografías que llegó a conseguir, sirvieron para ser publicadas ofreciendo una recompensa por su localización. Un recluso del campo de prisioneros de Berndorf, excompañero de Eichmann fue quien dio la información. Rudolf Scheide les aseveró que hacía poco que se había fugado, ´facilitándoles una identidad.

Huída a Argentina

 

Advertido por su esposa mediante correspondencia secreta, Eichmann mientras tanto contactaba en 1950 con ODESSA, una organización que ayudaba a salir del país a los antiguos jerarcas nazis.

Puerto de Buenos Aires

A través del Paso del Brénnero, cruzó la frontera austríaca con Italia ayudado por un monje franciscano llamado Alois Hudal, simpatizante fascista. Residiendo en Génova consiguió un pasaporte a nombre de Ricardo Klement, transformando su aspecto tanto por su vestimenta más lugareña como por su rostro, ataviado ahora con bigote y gafas de sol. El 14 de junio de 1945, tras adquirir un visado de la Cruz Roja, partía desde el puerto de Génova en el “Giovanna C” de la Compañía Flotta Costa, llegando a Buenos Aires el 14 de julio.

Tras encontrar trabajo como mecánico en taller de la capital, una vez hubo ahorrado un dinero se trasladó para trabajar en una central hidroeléctrica próxima a los Andes. La prosperidad obtenida con el nuevo trabajo permitió a Eichmann traerse a su familia a Argentina en el verano de 1952.

Adolf Eichmann

No obstante, la inesperada salida del país de la familia Eichmann alertó las sospechas de Wiesenthal, que tras investigar desapariciones similares de miembros de las SS a través de Italia hacia Hispanoamérica cambiando su identidad se puso manos a la obra. Tras seguir infructuosas y descorazonadoras pistas, en 1953 Wiesenthal dejó la investigación en manos del Congreso Mundial Judío de Nueva York, además de al Gobierno de Israel, a quienes aportó copias de sus pesquisas.

Relajado al fin Eichmann, vuelve a Buenos Aires, donde se encontraba su familia, alquilando un apartamento a un judío alemán en la calle Chacabusco. Desempeñando diversos trabajos y un negocio fallido, llevando una economía un tanto apurada, en 1958 encontró trabajo como director de oficina de la compañía Mercedes Benz que le permitió comprar una casita en una barriada de clase media.

Lluvia de errores

 

Dicen que la bonanza y la comodidad son amigas del descuido; en el caso de Eichmann, nunca mejor dicho. Se casó de nuevo con Veronika, quien curiosamente adoptó el nada discreto nombre de Veronika Leibl Eichmann y que de la misma manera cometió otro error con otro de sus hijos, a quien rebautizó como Ricardo Francisco Klement Eichmann, apellidos con los que el antiguo oficial era buscado internacionalmente.

Documentación de Eichmann

Poco o nada inteligente fue codearse con la colonia de inmigrantes alemanes y menos aún, revelar su identidad a alguno de ellos. Más funesta aún sería la entrevista que concedió a un periodista al que dio su verdadera identidad salvando la actual así como su rostro; el artículo salió publicado en las revistas”Time”, “Life” y “Stern”. Fue éste el desencadenante para que el servicio de inteligencia israelí “Mossad” preparara un equipo especial en 1960 para secuestrar al fugitivo y ser juzgado en territorio de Israel.

“Operación Garibaldi”

 

Bajo este nombre y autorizado por el Primer Ministro Ben Gurion y la jefatura del Mossad, el equipo “Nokmin” (Vengadores), se instaló en el barrio con nacionalidad estadounidense fingiendo haber montado un taller de costura y así poder vigilar al posible Eichmann. El fugitivo sabía que, -por comentarios escuchados en el barrio- que unos extranjeros se habían alojado d manera sospechosa en las inmediaciones pero quizás quiso quitarle importancia.
En la tarde del 11 de mayo de 1960, tras bajar del autobús que lo traía del trabajo, el equipo israelí, fingiendo diferentes situaciones lo rodeó para después, en una emboscada atraparlo e inmovilizado meterlo en el interior de un coche. Evidentemente la acción y las intenciones del servicio secreto israelí eran totalmente ilegales, pero tras obligar a Eichmann a firmar una declaración voluntaria para abandonar el país, iniciaron la segunda parte de su plan:

Una delegación israelí había sido invitada para la celebración del 150º Aniversario de la Revolución de Mayo. El plan era simple; tras fingir un accidente de coche, uno de los miembros de la delegación fue escoltado por guardias a los que se agregó Eichmann, vestido en este caso con uniforme del ejército israelí y drogado para evitar que huyese.

Arturo Frondizi

 

Tras hacer escala en África, el avión aterrizó en Israel y el prisionero fue enviado a la prisión de Ramla en Tel Aviv. Cuando se difundió la noticia, una multitud de personas se concentró para pedir su inminente ejecución. El entonces presidente argentino Arturo Frondizi manifestó su protesta enérgica ante la violación de la soberanía argentina, lo que llevó a la ruptura diplomática de ambos países.

Sentencia y Muerte

 

En la época en la que Eichmann había cometido sus delitos, el Estado de Israel aún no existía, por lo que el proceso, según la opinión internacional, no tendría validez salvo que fuera extraditado a alguno de los países europeos que habían participado en los Juicios de Nüremberg.

Eichmann en prisión

Eichmann en prisión

No obstante, Israel siguió adelante con dicho proceso, nombrando para ello a los jueces Moshe Landau, Benjamin Halevy y Yitzhak Raveh, actuando como defensor Robert Servatius, quien sirvió con el mismo cargo defendiendo en Nüremberg a Fritz Sauckel.
Procesado con el Cargo nº 4 de Crímenes contra la Humanidad, Eichmann hizo gala durante el juicio incluso hablando yiddish, de una amplia colaboración, pero recalcando que sólo cumplía órdenes y mostrando arrepentimiento. La sentencia se leyó el 15 de Diciembre de 1961, declarándolo culpable y condenado a morir por ahorcamiento. El gobierno israelí, para poder hacer cumplir la sentencia tuvo que modificar su Constitución e instaurar la pena capital.

La Hora final

 

La sentencia se cumplió el 31 de mayo de 1962. En la Prisión de Ramla, en Tel Aviv, Adolf Eichmann fue desnudado y llevado a la horca para su ejecución. Antes de morir dijo:

 

Eichmann durante el juicio

Eichmann durante el juicio

“Larga vida a Alemania. Larga vida a Austria. Larga vida a Argentina. Éstos son los países con los que más me identifico y nunca los voy a olvidar. Tuve que obedecer las reglas de la guerra y las de mi bandera. Estoy listo”.

Sus cenizas fueron arrojadas al Mar Mediterráneo, en aguas de Israel.

Enlaces relacionados

Yonkis del Misterio, Misterios de la II Guerra Mundial

close
Suscríbete a nuestro boletín y únete a otros 6 suscriptores.