Inventos de Nikola Tesla

 

Tras la pérdida de su sueño, la torre Wardenclyffe, Nikola Tesla tuvo que abanonar su residencia en el Hotel Waldorf Astoria en Nueva York, donde había residido durante 20 años. A partir de 1920 su vida fue un periplo de traslados de un hotel a otro; tras de sí, iba dejando cajas con documentos de su trabajo como garantía de sus deudas. A su muerte el 7 de enero de 1943, la Oficina Federal de Investigación, de mano de la Oficina de Propiedad de Estados Unidos incautó todas sus pertenencias.

 

Tras la pérdida de su sueño, la torre Wardenclyffe, Nikola Tesla tuvo que abanonar su residencia en el Hotel Waldorf Astoria en Nueva York, donde había residido durante 20 años. A partir de 1920 su vida fue u periplo de traslados de un hotel a otro; tras de sí, iba dejando cajas con documentos de su trabajo como garantía de sus deudas. A su muerte el 7 de enero de 1943, la Oficina Federal de Investigación, de mano de la Oficina de Propiedad de Estados Unidos incautó todas sus pertenencias.

Nikola Tesla en los años 40

Una polémica biografía

 

Según su biógrafo Tim R. Swartz, Nikola Tesla en su libro «The Lost Papers of Nikola Tesla: HAARP – Chemtrails and Secrets of Alternative 4», cabe la posibilidad de que muchos de los documentos que fueron confiscados tras la muerte de Tesla hayan sido ocultados por considerarlos peligrosos, ante todo cara a los intereses industriales.
Muchas personas piensan que sus inventos podrían ser potencialmente peligrosos para los intereses de la industria. Como explicó Swartz, durante la prueba de una de sus muchas invenciones, Tesla detectó transmisiones de radio que se adjudicaron a comunicaciones extraterrestres. Después de este evento, el inventor se habría obsesionado con la construcción de mejores y más poderosos receptores de radio.

Tim R. Swartz

Declaraciones de Nikola Tesla

 

Nikola Tesla Juventud

Nikola Tesla Juventud

«La naturaleza de mis experimentos excluyó la posibilidad de que los cambios producidos por las perturbaciones atmosféricas, como ha sido afirmado temerariamente por algunos. Pasé algún tiempo después, cuando el pensamiento brilló en mi mente de que las interferencias que había observado podrían deberse a un control inteligente.»

«Aunque en ese momento no pude descifrar su significado, me fue imposible pensar en ello como totalmente accidental. La sensación está creciendo constantemente en mí que fui el primero en escuchar el saludo de un planeta a otro. Un propósito estaba detrás de estas señales eléctricas.»

(Fuente: Los diarios perdidos de Nikola tesla).