La Expansión del Islam

 

 

Tras la muerte de Mahoma en el 632, se inició un enfrentamiento entre las tribus puesto que no había sido nombrado un sucesor; de esa manera, algunas de ellas volvían la espalda al Islam para no tener que pagar tributos. En algunos casos aparecían nuevos profetas (caso de Musailimah), el cual, ya en vida de Mahoma quiso compartir territorios y riqueza con él, algo que el profeta declinó tildándole de “mentiroso”.

La Expansión del Islam

por Alfredo Varela | Audio para discapacitados visuales

Guerras Ridda

Estas desavenencias originaron que Abū Bakr, padre de Aisha, una de las esposas de Mahoma fuera nombrado su sucesor, convirtiéndose en el primer califa o representante de Alá de la historia, título que conservó hasta ser envenenado dos años después (634). Durante su mandato, Abū Bakr creó la “Yihad”, un llamamiento a la unidad de todos los musulmanes para defender y extender la ley de Alá. Unificados los territorios de Arabia por parte de las fuerzas musulmanas durante las denominadas Guerras Ridda, una ofensiva traspasó sus fronteras para adentrarse en territorios de Bizancio y Persia.

Expansión del Islam

Primeras invasiones

No se tiene una constancia exacta de cuándo el ejército musulmán se adentró en los territorios bizantinos; algunas fuentes afirman que ya en vida de Mahoma, hacia el 630 con la batalla de Mu’tah, se habría iniciado la invasión. Sería ya, hacia el año 634 cuando los árabes musulmanes hicieran sus primeras incursiones en tierras de Egipto y Persia. Bien es cierto que la mala relación de los territorios judíos con el imperio bizantino apoyaría a las tropas musulmanas para así derrotar al entonces emperador Heraclio que dominaba por aquel entonces Palestina y Siria. Dos años más tarde, en la batalla de Yarmuk, se decidiría el futuro del dominio bizantino en el Mediterráneo y hacia el 637, tras un prolongado asedio, Jerusalén caía en manos musulmanas mientras una débil tregua había retrasado la conquista de la totalidad de Egipto, Mesopotamia y Armenia para el año 640.
Invasión árabe
Muerto el emperador Heraclio, las sucesivas escaramuzas de los ejércitos musulmanes fueron arrebatando poco a poco los territorios que éste había podido recuperar. Ciudades como Alejandría se perdieron definitivamente en el 646; el Islam iría apropiándose territorios a través de las costas africanas del Mediterráneo mientras Constantinopla resistía diversos asedios. Llegados al actual Marruecos, los musulmanes iniciarían su ascenso al continente europeo a través de las costas de la Península Ibérica.
Yonkis del Misterio