Primer mundo: “Tokpela”

Tokpela

 

Tokpela, o “Espacio Infinito”, era el mundo habitado por su creador Taiwoa, en un lugar donde no existían ni principio ni fin; ni tiempo, ni siquiera vida y en el que su único habitante sólo poseía su mente hasta que concibió a Sótuknang a quien dijo:

“Te he creado a ti, la primera fuerza y el primer instrumento en forma de persona para llevar a cabo mi plan de vida en el espacio infinito. Soy tu tío. Eres mi sobrino. Ahora ve y tiende estos universos en el orden correcto para que trabajen juntos y en armonía de acuerdo con mi plan.”

Sótuknang dispuso la formación de nueve universos de los cuales, uno lo reservó para él, otro para Taiowa, su creador y los siete restantes para originar vida en cada uno de ellos a través del agua, de manera que fuese su estado sólido y líquido.

 

Una vez creado Tokpela, Sótuknang decidió habitar permanentemente el nuevo mundo y para ello dio vida a Kókyangwúti o “mujer araña” a quien dijo:
“MIra a tu alrededor, aquí está la tierra que he creado; tiene forma y sustancia, dirección y tiempo, un principio y un final, pero todavía no hay vida sobre ella. Por eso te he creado, te he dado el poder para que me ayudes a crear vida. Has sido bendecida con sabiduría, conocimiento y amor para llevarlos a todos los seres que crees. Es por eso que estás aquí”.

Kókyangwúti, a través de su saliva creó dos seres gemelos plenos de sabiduría a quienes ordenó el mantenimiento del orden de la tierra.

Mundo de Tokpela

 

“Tú eres Poqanghoyay estás aquí para mantener el orden de este mundo cuando exista la vida en él. Ahora ve alrededor de este mundo y pon tus manos sobre la tierra para que ésta se vuelva totalmente sólida. Esa es tu tarea”.

“Tú eres Palongawhoyay estás aquí para mantener el orden en este mundo cuando exista la vida en él. Ahora esta será tu tarea: ve a través del mundo y báñalo de sonido para que éste pueda escucharse en toda la tierra. Cuando por fin el sonido pueda escucharse también tú serás conocido como “Eco”, ya que los sonidos provienen del Creador”.

Mujer Araña

Creando las montañas, los gemelos fueron destinados a habitar los polos terrestres para armonizar su rotación. Kókyangwúti tras esto, dio vida a toda clase de seres para después mezclar colores con su saliva (rojo, blanco negro y amarillo) para dar ellos tono a los hombres, a imagen y semejanza de Sótuknang. Después creó a las “wúti”, hembras a su propia semejanza compañeras de los hombres para hacer el mundo fructífero.

Enlaces relacionados

Yonkis del Misterio, Misterios de la Antigüedad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!